Explorando la Historia del Slingo

Imagen de un juego de Slingo en un móvil con peces del juego alrededor.

Si alguna vez has jugado en casinos online, probablemente hayas visto un juego llamado Slingo y creído que alguien había cometido un error tipográfico. Bueno, ¡pues no! El Slingo es un juego real y superentretenido al que le encanta jugar a un montón de gente. Pero ¿qué es este misterioso juego con un nombre tan llamativo y de dónde procede?

¿Qué es el Slingo?

Si eres jugador pero no habías visitado antes un casino de verdad, quizá pienses que el Slingo es algo nuevo. Pero la cosa es que, de hecho, ¡la gente lleva jugando a este juego en casinos físicos desde los años noventa!… Eso es, tipo, un montonazo de tiempo. Desde entonces, obviamente ha pasado a Internet, ¡como ha ocurrido con todos los mejores juegos! Así que echemos un vistazo a cómo jugar a esta curiosa mezcla entre las tragaperras y el bingo para tener una idea más clara de en qué consiste al final:

Cómo jugar al Slingo

La primera vez que juegues al Slingo nadie podrá echarte en cara que te digas a ti mismo: «Venga ya… Eso es un cartón de bingo». ¡Y es que la zona de juego principal se parece mucho a uno! Pero no tardarás en darte cuenta de que esta no es simplemente otra versión del bingo, cuando ¡abracadabra!… el rodillo tragaperresco de 5 números capte tu atención.

La magia empezará al pulsar el botón de giro. Cuando el rodillo se detenga, revelará 5 números al azar. Entonces ya podrás marcar esos números en tu cartón, si es que están en él –o, en las versiones más modernas, dejar que el propio juego los marque por ti–, ¡antes de volver a hacer girar los rodillos para probar de nuevo tu suerte!

Al igual que en el bingo de 75 bolas, tendrás que completar líneas de números horizontales, verticales o diagonales para ganar. ¿Has visto cómo las tragaperras y el bingo se han unido para tener un maravilloso hijo ilegítimo?

El Slingo original ?

Hubo muchas versiones del Slingo sin premios antes de que se convirtiera en un juego de casino popular, pero ¿quién quiere jugar a un juego que no da ningún premio? Por suerte, el Slingo se concibió de forma que pudiera repartir premios. Al fin y al cabo, la idea del juego la tuvo un tal Sal Falciglia, un apasionado jugador de Nueva Jersey.

La pasión de Sal por el emocionante mundo del juego iba mucho más allá de limitarse a jugar. Un día se dio cuenta de que podía combinar lo mejor del bingo y de las tragaperras para crear algo nuevo y emocionante. Se puso manos a la obra y montó su propio juego usando partes de viejas máquinas de casino y otros elementos que reunió de aquí y de allá. ¡Muy creativo!

Por desgracia, Sal no era Arnold Schwarzenegger, y el prototipo de su juego era simplemente demasiado grande y pesado para conseguir llevarlo de un lado a otro. Sabía que tenía algo bueno entre manos, pero sin la ayuda de esteroides y un montón de horas de gimnasio, no había forma de poder enseñar su máquina de casino a ningún potencial inversor.

El Slingo se hace digital

Pero ¿sabes que no es nada grande ni pesado? Los videojuegos.

Más adelante, Sal decidió crear una versión computarizada del Slingo para mostrársela a empresas interesadas. La forma de jugar en esa versión era igual que en la máquina original, pero incluía además unos cuantos vistosos nuevos trucos en la manga. En el juego de ordenador, el jugador empezaba con 20 tiradas. Luego tenía que ir tachando números y conseguir todos los puntos que fuera posible antes de quedarse sin tiradas.

Además, el videojuego llevaba la cuenta de los puntos e incluía varios símbolos de bonus: un joker o comodín, un mofletudo querubín y un peligroso demonio. Si aparecía un demonio, ¡hacía desaparecer la mitad de tus puntos! Pero no había razón para preocuparse… Dale un ós-culo al querubín, porque podría proteger tu trasero; algo que haría clavándole una flecha al demonio en el suyo. El otro símbolo de bonus era el joker, ¡un símbolo comodín que permitía tachar cualquier número!

Sal se puso de camino con este potencialmente exitoso juego. Una corporación que pensó que su idea podía realmente ser un éxito fue el gigante de Internet America Online (AOL). Tenían sus dudas, no obstante, pero compraron el juego de todas formas. ¡Fue un salto de fe que, en nuestra opinión, compensó!

El Slingo se lanzó en el servicio de juego online de AOL, donde se catapulslingó por encima de sus competidores hasta convertirse en el juego número uno.

Distintos tipos de juegos de Slingo

 Grupo de amigos jugando alrededor de un teléfono móvil mientras juegan al slingo online.

La fórmula del Slingo fue un éxito y Sal y sus socios se dieron cuenta de que el juego tenía aún más potencial. Crearon muchas versiones suyas, algunas que no daban premios y otras que sí.

Juegos de Slingo sin premios en metálico

Aunque el Slingo se lo haya montado desde entonces con casinos, había y sigue habiendo muchas versiones suyas que no reparten premios. ¿Tienes un ordenador? Existen nueve versiones del Slingo para PC. ¿Y no tendrás una Nintendo DS? Así es: existe también una versión para esa consola. ¿Y qué pasa si no tienes ni ordenador ni una DS? Aun así podrás echarle la mano al juego mediante una consola específica y dos versiones solo para dispositivos móviles, ¡o hasta jugar a juegos de Slingo en Facebook! (Es un buen modo de abstraerte de la continua retahíla de memes insípidos de tu tía Pepi).

Juegos de Slingo que además te dan la opción de ganar a lo grande

Aunque el Slingo pueda haber comenzado como un juego que no daba premios, Sal siempre supo que estaba destinado a ser un juego de casino. Oh, Sal, ¡el Nostradamus del Slingo!

Juegos de Slingo para casinos

La marca «Slingo» llegó a un acuerdo con International Gaming Technology (IGT) para máquinas de Slingo, pero no tardó en darse cuenta de que tenía amor de sobra para todos. Así que se aliaron a otras empresas para producir aún más máquinas de Slingo, incluidas AC Coin & Slot, Gamelogic y Planet Bingo.

Fue así como el juego que una vez estuvo confinado en el sótano de Sal, porque era demasiado pesado para lograr moverse, se convirtió en un éxito mundial.

Los juegos de casino de Slingo llegan a Internet

Al igual que otros juegos de casino, el Slingo le encajaba como un guante a los casinos online. Su primera versión con dinero real se lanzó en 2015 y hoy en día ya hay más de una docena de juegos de Slingo de casinos online. ¡A eso es a lo que se le llama malcriarse aposta!

¿Te gustan los juegos que incluyen magia, duendes y ollas de oro? Pues ahí tienes Slingo Rainbow Riches. ¿Te encanta el mundo espacial y la ciencia ficción? Prueba Starburst Slingo. ¿Te llaman la atención los mundos antiguos, y en concreto el Antiguo Egipto? Echa un ojo a Book of Slingo.

Y esas no son las únicas formas de probar tu suerte con el Slingo. Si lo que te va es jugar de forma rápida e intensa, puedes comprar rasca y gana de Slingo. Sal también soñó con ver el Slingo en la televisión, y hasta llegó a hacer un episodio piloto para un programa de TV del juego. Por desgracia para los seguidores del Slingo, nunca llegó a captar el interés de los ejecutivos de las cadenas.

No te preocupes, Sal, ¡nosotros sí que veríamos un programa sobre el Slingo!

Más de 20 años de diversión con el Slingo

En 2016, la marca «Slingo» abrió el champán para celebrar dos décadas de diversión y emociones. Su dueño, Gaming Realms, y su empresa subsidiaria en Estados Unidos, Blastworks, hicieron saber al mundo de los casinos que pronto se aliarían con marcas aún mayores para traer juegos todavía más emocionantes. También estaban en proyecto nuevos acuerdos de licencia para llevar la alegría del Slingo online a aún más jugadores de todo el planeta.

Si te animas a probar el Slingo, visita nuestra sección y encontrarás diferentes variedades de juegos de Slingo con un sinfín de diversión y todo un potencial por descubrir.

JUGAR
Share this Story
Leer más Artículos Relacionados
Leer más en Novedades

Mira también

Glosario de términos de Bingo

Son muchos los lugares en los que encontramos ...

Buscar

Archivos